Urano Aries oposición Marte Libra

Me había comentado que todo lo hizo en menos tiempo que lo habitual, que le pareció haber sido empujada por un envión intergaláctico. Paralelamente yo había sido impulsada a conocer una nueva relación, algo más frio, metálico, desapegado, pero revitalizador, porque en el transcurso de años todo era bruma de confusión y desamor y ahora un huracán lo disipó. Ella estaba inquietamente revolucionada por la velocidad de los sucesos, un tanto invadida por el estallido de la novedad. Yo podía acceder al mismo entusiasmo pero en otro astral, mi realidad consistía en extirpar la pasión y provocar una libertad que desconocía. Algo alarmante, como cualquier intervención que desprograma una condición. Y llegué a tener tres opciones de encuentros amorosos, en donde no podía elegir más que la variedad contínua sin emoción. Si el destino quería que me desconecte de lo estancado, no sé si sabía con qué conectarme después. Doy por hecho que toda energía sabe más que yo de sus intenciones. Tal vez, ese es el error, comentó ella. Error? ..qué error puede tener el destino, me contesté yo notando mi contradicción. Pero sin ánimo de ahondar en nada, una energía extra me entusiasmaba, porque podía renovar tanto mi estilo de amar. Podía entonces renovar el estilo de recibir el amor, pero antes, el divorcio. El divorcio no de alguien conmigo, sino del camino estrecho sin libertad. Panico para algunos momentos, vacío para otros pero más que nada sintonizar la originalidad que antes era  caos y ahora mi motor.

Jupiter cuadratura Urano

Fue una idea entre los tres, armaron un sitio en donde podian verse películas totalmente gratis y sin dificultades en el streaming, ofreciendo un catálogo de películas que se abastecía de archivos disponibles en las redes que usan el protocolo Bit Torrent, muchos con contenido autorizado. No pasó ni un mes para recibir muchas propuestas de entrevistas y notas en revistas y diarios, radios y otros portales de internet, porque el sitio había sido un boom y la página recibía un millón de visitas promedio al día. Fueron sorprendidos por el alcance ilimitado de las redes cibernéticas, aunque quisieron permanecer neutrales y anónimos. Pero un día después del mes, comenzaron a recibir quejas de todo tipo, a  pesar de haber verificado cuatro veces el sitio, tuvieron que atravesar debates sobre piratería, copyrights, amenazas legales, como también aliento, alto impacto en los medios y muchas felicitaciones con orgullo de ciertos personajes importantes de otras partes del mundo, pero no alcanzaba nada de eso para dejar de sentir que se venía una batalla de la que no querían participar y dieron por concluido el experimento cerrando el sitio al tercer mes, luego de haber revolucionado el mercado. 

Mercurio cuadratura Ascendente

Te escucho, contame- mientras cambiaba de lugar la cartera- esperá, decime desde el principio todo, qué decías? por qué no ponés también tu cartera acá? nos van a robar- La amiga cambió la cartera de lugar y empezó a contarle algo - fue interrumpida - pero quién te contó eso? -  La amiga le dijo que ella lo sabía de antes. -no, no puede ser, no es cierto, además leí que no era así- mientras sacaba el celular de su cartera - mirá el mensaje que me mandó - Quién? le preguntó la amiga - Gonzalo, el del bar del otro día - Ah, el pendejo? contestó la amiga - Si, se me pegan los pendejos,  para pasar el rato - La amiga la escuchó pero prefirió seguir contando lo de antes, hasta que la interrumpió de vuelta y  mandó un mensaje mientras parecía escucharla y cuando la otra proseguía dijo - mirá, estamos cerca, ya llegamos, esta calle cual es? fijate por favor! - la amiga le contestó el nombre de la calle - fijate bien la dirección - la amiga miró la dirección y se la confirmó - Te conté lo que pasó con el trabajo, no? no me hallaba, soy como muy curiosa y era siempre rutinario, no era para mi - hablaba como sola, su amiga la miraba sin terminar de contarle nada desde que se encontraron y escucho - Pará, me estabas contando lo de este chico!, no me di cuenta, dale seguí - La amiga siguió desde donde había dejado pero la interrumpió - Pará, es el mismo tipo de la otra vez, no le des bola, es un charlatán mentiroso, como todos - La amiga le dijo que esperara un poco alterada porque no había terminado la anécdota de cómo resolvió todo pero la volvió a interrumpir - acá puedo doblar?, fijate - Si, acá se puede - La amiga atendió una llamada y habló con alguien pero sintió un manotaso - Esperá, tenés la dirección vos, pasamela, no ves que no puedo con todo? - La amiga le pasó la dirección con una cara nerviosa y escuchó - Correte gil o movete!, gritó a un peatón y a su vez la miraba a ella - La amiga cortó el teléfono rapido - La gente que habla por teléfono mientras cruza la calle está para pisarla, perdoname, grité mucho? llegamos- Bajaron ambas del auto, no había nadie cuando tocaron timbre. -Era acá, fijate, el número? es acá o no? la hora! era más temprano, teníamos que venir más temprano, te dije! - perooo - ah no, es ahí, mirá ves? ese es su auto! habré anotado mal la dirección, siempre me pasa eso! cerraste bien tu puerta? - La amiga contestó que si. - no! me olvidé de bajar del auto las tarjetas! esperame, podrías ayudar en algo! parecés mi hermana, que siempre está perdida. - Quién yo? - no, fue un chiste, andá tocando el timbre vos.-

Urano cuadratura Ascendente

Demasiado viento en esa zona,  con su pelo enmarañado cubierto por la locura. Eran las seis de la tarde, a veces las seis de la mañana, pero siempre veía a esa hora los mismos vidrios rotos. Debió arreglarlos pero en eso de ir a la vidriería, el viento lo llevaba a tantos otros lugares que no encontraba dirección alguna. Al fin cito a alguien y lo esperó en su casa, al llegar le abrió la puerta y se cerraron todas las ventanas cayendo más de aquellos vidrios rotos. -Se da cuenta!, no hay forma de mantenerlos intactos! dejaré la puerta abierta y asi usted podrá  arreglarlos- El hombre cambió los vidrios y así cerro finalmente la puerta, pero ese encierro, esa falta de viento, ese pelo peinado, ese conformismo mental, el cuadrado intacto lo estremeció tanto que abrió la puerta y se marchó al viento desatado. En la calle se encontró con alguien y lo invitó a su casa, charlaron algun rato de la nada, que abrió las ventanas porque aire hacía falta. Cuando despidió aquella visita volvió a abrir la puerta y las ventanas se cerraron violentas rajándose de a poco otra vez los vidrios recién cambiados.  

Tránsito Plutón cuadratura Mercurio

Subió al colectivo, fue parado como cualquier mañana clásica de la ciudad para su trabajo, lo extraordinario de ese día era su energía, algo raro le pasaba, una incomodidad como una intuición trabada en su mente que solo podía liberar con más presión y con movimiento. Cuando vio subir mucha gente, más de la que soportaría el oxigeno ser usado, empezó a empujarse entre los demás y gritó: córranse por favor, por favor! gritando como si le faltara el aire. Llegó al hueco que los escalones dejan en la salida y desde ahí se agarraba el cuello, se frotaba la cabeza y la cara desesperado, tocó el timbre y antes que le abrieran la puerta la golpeó hasta que el colectivo frenó bruscamente y así bajó agotado y casi en un salto. Empezó a caminar con un respiro profundo hacia el otro lado, como retornando a su casa, al lugar que habitaba. Llamó al celular de su hermano y lo atendió su hermana. -Cómo está?-. Del otro lado del teléfono le contestaron que estaba bien. -Estoy yendo para allá- La voz le dijo que no hacía falta, pero no le importó y cortó el teléfono. Empezó a correr esquivando gente en un zigzag atrevido y vertiginoso, dejando olas de aire y viento entre toda la gente que no chocaba. Y se tomó un taxi a las pocas cuadras de estar tan agitado. Subió bruscamente, el auto se inclino un tanto hacia un lado hasta que cerró la puerta fuerte. Indicó la dirección que tenia como destino y agregó que fuera lo más rápido posible, pero el tráfico era tremendo. La sombra de su mano izquierda se dirigía al cuello del conductor sigilosamente cada vez que él le explicaba qué calle tomar mejor. Hubo cierta tensión cuando las fichas del importe del taxi caían más rápido que las ideas que le venían a la mente. Marcó el teléfono nuevamente de su hermano y nadie atendió, pidió al conductor que liberara la calle sin decírselo, una mirada insolente se intersectó en el espejo retrovisor con los ojos de aquel. Pero en un semáforo en rojo, tiró unos billetes al hombre que manejaba y bajó en medio de una avenida para correr veloz y dirigirse a su obsesa direccion. Corrió, mucho, pasó calles entre autos veloces que él veía en cámara lenta y varios podrian haberlo chocado. En un momento tropezó con alguien, una joven muchacha que lo miró intensamente y él muy agotado la tomó de los hombros y le pidió disculpas. - Fijate por dónde caminas- escuchó de parte de ella, él solo pensó que siempre lo hacía, pero en esa misma calle levantó la cabeza para ubicarse geográficamente y se dio cuenta estar más lejos de lo que creía, había tomado otro rumbo. Llamó de vuelta a su hermano, nadie contestó, tan agitado y nervioso quedó barado en una esquina esperando otra vez el impulso para correr. Le faltaba el aire, su hermana no atendía, de su hermano nada sabía, estaba lejos, odiado, enfermo de ira, impotencia, y volvió a llamar. Atendió su hermana, -te estaba llamando, abrió los ojos recién, veni-.

Saturno en Sagitario

Primer día de facultad. La noche anterior una propuesta indecente de su amiga la llevó a filosofar toda la noche sobre qué filosofar en la vida. Llega tarde a la primer clase. Se sienta modesta en un rincón de la sala junto a un chico que la mira fijo. Esto es semiología? si, le contesta. Intenta concentrarse, la profesora la guia, ella rigida mente escuchando. Estaría  a punto de debatir una premisa. No debo, mejor me callo. La libertad no existe en estas aulas. El compañero de al lado pide se repita la explicación sobre un punto específico. Ella lo mira sorprendida. Interrumpe para pedir se repita el tópico y no para discutirlo? que rareza! La clase desvarió en cualquier cosa menos en una enseñanza, no pudo concentrarse, anotó algunos temas, pero no tenian mensaje. Escuchó..."Dios es simbolo" entre varias oraciones de la profesora y atendió fielmente como más interesada antes que dormida. Dios es símbolo? no pudo escuchar más, su resistencia a lo metafísicamente abstracto producía cierto freno en su pensamiento. El compañero le pregunta la hora, ella contesta secamente, había pasado una hora entera y solo reconoció Dios es símbolo entre todas las palabras de la profesora. Anoto en el cuaderno: qué hagó acá sentada sin filosofar? debo aprender sobre otras mentes? por qué no me tomé el avión que partía la semana pasada a la ciudad que anhelo conocer? por qué mi padre me prohibe ir a verlo? El chico le comentó: yo tampoco aguanto esta clase, la estoy cursando por segunda vez, esta profesora al menos es mejor que la que tuve antes. Ah si? ya la cursaste? es facil? Si, es facil pero hay que volar con ella, con cada profesor, si no, salir corriendo de esta materia. Agarró su bolso, cerró su cuaderno y se fue. Cuando caminaba por los pasillos de la facultad pensaba si el rídículo Dios estaría mirándola, hasta que una joven en la puerta de la facultad, sentada en el suelo le dio una estampita de una virgen y le pidió algo a cambio. La agarró y le tiró unas monedas como al tacho de basura. La estampita la metió en su cuaderno. Cuando llegó a su casa, del cuaderno cayó la estampita de la virgen y empezó a planear ese viaje que tenía retrasado. Me debo este viaje más que cualquier título académico, soy de otras tierras, lo sé, debo buscarme en lo lejano para filosofar con sabiduría. 

Tránsito de Urano conjunción Saturno en Aries

En la puerta del colegio secundario, la junta de chicos como siempre acaparando la cuadra, las esquinas y las baldosas del suelo. Algunos expulsados vuelven a esa puerta a monitorear las formas que no los contienen. De pronto entre la muchachada apareció una moto, un joven gritó algo y golpeó con su casco la cabeza de otro que estaba en esas baldosas sentado. Le partió la cabeza, sangró inmediatamente. Silencio se presentó como un eco, detrás las palabras: no vuelvas a estar con mi novia. Sin soltar el casco manchado de sangre, rápido subió a su moto y se fue. El atacante es un joven expulsado recientemente de esa escuela, repetidor prolongado que sorprendió a todos con ese impulsivo acto. La víctima no se sabe cuál de los dos es.  El joven que sangraba entró a la escuela y fue atendido por preceptoras. El Director no estaba, se llamó a la madre de aquel chico agresivo, no se la encontró. Se llamó al Same, ambulancia estatal para socorrer al chico. El clima general había cambiado. Las puertas de la escuela fueron cerradas, la mitad de los chicos que estaba en la salida, quedó dentro, la otra mitad se dispersó de la cuadra. La violencia está en las mentes. Se supo que el joven recibió veintiocho puntos en la frente y tuvo que hacer reposo en su casa evitando la escuela, eso le perjudicó el final del año y rendir las materias que adeudaba.

Neptuno Urano en Capricornio

Mientras comían fideos sin salsas pero con pan, la niñita de seis años empezó a filmar a la familia comiendo. Y al instante guardó la cámara. Lo hizo intermitente toda la cena, después de haberse bañado, entre el pelo mojado en el plato y el camisón manchado de manteca, el tenedor en su falda apoyaba para usar su máquina invisible. Dos años después tuvo su primer cuenta de correo electrónico, su facebook y un mp3 usaba para grabarse sus voces y jugaba asi a la radio. Un año después hizo su primer radio en internet para todos sus amigos con música y micrófono para comunicarse dos horas por día con sus oyentes. Pocos días despues se aburrió de tanto stress y demandas de los demás pidiéndole temas especiales y dedicaciones al aire. Quedó exhausta. Tres años después grabó de su celular a todos los compañeros de su curso y editó un video para los egresados. Cuando hubo que mostrarlo no dio el tiempo y por haberlo entregado sin copia nunca más lo vio. En ese tiempo no durmió normalmente. Estaba alterada y despierta excitada. Para esta epoca ya no tenía ningún aparato funcionándole, rompia todo de tanto uso. Celulares tuvo como seis y todos los perdió. A los quince le regalaron una cámara de fotos importante. La investigó en unos pocos días y la usaba cómodamente, sacaba fotos a las personas de frente, obviaba paisajes, humos y el surrealismo que se puede encontrar buscando escapar de la realidad. Pero algo la enloquece: el ojo de pez. La enloquece como nada pero no lo tiene. Su máquina es básica, y no tiene la posibilidad economica ni el sosten para cambiar la lente ni comprar otras. Sacaba fotos a sus amigos y trascendían esas imágenes. Conoció la edición y a todas las fotos las iluminaba en exceso brillantes, bien marcadas, bien cortadas, encuadradas las imágenes a la perfección. Un año después sus pocas fotos sacadas son muy usadas por sus amigos pero no toca más la máquina. Le sigue enloqueciendo el efecto ojo de pez pero no intenta tener esa lente. La fotografía le parece congelar el tiempo. No saca ninguna ahora ni sueña con eso, congeló su tiempo. 

Urano Neptuno en Casa VIII

Se intento conectar con lo erotizada que estaba, la computadora en frente prendida, mil ventanas, ninguna con vista al Sol, es un ordenador! para participar en red. Chateó mucho, intercambio fotos y entre tanto silencio agregó música, se perdió algunas conversaciones pero se abstrajo un rato del erotismo que sentía. De pronto alguien deseoso  le manda una foto que aparentaba un desnudo pero sin goce. Segundos después la cámara de su ordenador se prendía sola...de la nada! sin comandos ni ordenes propias!. La cámara la estaría filmando, la luz encendida arriba de todo de la pantalla, azul luz titilando y ...."Me hachearon la compuuuu"- gritó. Pero se erotizó más y contorneó su cuerpo frente a su cámara, acercó su boca....el hacheador le gustará seguramente el  exibicionismo. Si él prendió la cámara, es su deseo, entre la distancia, el desapego y el anonimato, se mezclan los condimentos ideales para que la erotización sea libertad.
La fantasía tuvo su efecto y sintió que no solo el hacker la estaría observando sino que toda una red de vouyeristas también.... "Mientras no me toques" - se atrevió a decirle a la cámara -.
Estuvo acabando un desapego total y un sinsentido de su propio deseo. La erotizó la tecnología, las redes, la libertad y la distancia. El anonimato del otro o la fantasía de que sean muchos irreconocibles y variados los que la deseaban enloquecida, eso la hizo tener sexo. Finalmente ...todo fue un juego con su novio, cada uno desde su casa, es que no conviven juntos!!!!

Neptuno retrógrado

La almohada espera como alma hada, muda y ciega que hagas de ella más que una simple almohada. Espera que la desmaterialices cuando la abrazás, pero hay muchas almohadas, almas y hadas. Hay que encontrar la que te espera, la que quiere participar de tu huida y no la que quiere ocupar  tu espacio visible. Algunas están  acomodadas con fundas limpias y bien mullidas solo para decorar la vista y después las corren, las tiran apartadas inútiles sin uso.  Es como quienes se compran los colchones más evolucionados del mercado para su mejor comodidad y duermen poco y nada siempre. No he visto almohada cómoda cuando hace escalera con otras en degradee de colores y tamaños. Se sienten muy rechazadas cuando cada día son usadas para armar un escenario en un sillón o en la cama. La almohada no necesita de los ojos abiertos; solo que necesita ser más que la cama, quiere ser un apoyo para la conciencia. Mientras la cama necesita el cuerpo, la almahada necesita tu conciencia, tu rendición, tu cabeza almacenando la luz de todo el trajín egocentrista del día y con esa luz se funde y acompaña la  recarga energética al dormir.
La almohada es la mascota del sueño, la cuidás, la limpiás, la protegés y cuando necesitás compartirle algo no contestará nada, será el confesionario del silencio inconciente hasta penetrar en el licuado escenario de lo onírico. Ahí perderá su forma, y se convertirá en el hada del alma, pero sabrá mantener tu conciencia apartada de la realidad,  para hacer surgir lo inacabado de los deseos de todos los sueños. Muchas veces se moverá sola para abrazarte y terminar paralela, algunas veces se pondrá sobre nuestra cara, otras se correrá a un costado, caerá de la cama, pero cuando uno despierta con ella abrazada, habría que agradecerle semejante compañía, hechizo y humildad, porque nada pide, nada exige, solo existe como todas las realidades y objetos, la diferencia con ella es que es la única, el único objeto que acompaña literalmente y sin esfuerzo hasta el umbral de la conciencia y no le teme a la inconciencia. Recuerda todos los sueños, por más que uno despierte sin haber soñado. Ella no invade ni hace apología del escapismo o la pesadilla, ella es mientras cada uno pueda rendirse al mundo en que ella no existe más. ¡ qué alma no la llama y qué hada no la protege de semejante peso?

MercurioMarte en Leo Casa IV

“Deseo, deseo…que salga de la caja, una niña hermosa que baile y que cante”.
La caja se abrió y de ella salío una preciosura, cantando y bailando, como una muñeca a cuerda para luego terminar en un abrazo fuerte a la que había pedido el deseo: su madre. Durante este abrazo,  atrevidamente volvió a desear: “deseo,  deseo… que ahora salga de esa caja un niño que cante y baile”. Al instante de decir esas palabras, salio con timidez un niño con la mirada fija en aquella quien “deseaba”. Entonces ella aplaudió su aparición;  el niño cantó y bailó  bruscamente. En un giro de su cuerpo, cayó al piso, haciéndose el desmayado. La niña se levantó, lo tomó de sus piernas y lo arrastró a la caja nuevamente, para encerrarlo y que no se lo viera.  Él continuó su actuación de desmayo y una vez incómodo en la caja pataleó y pegó a su hermana, hasta el llanto.


Un fuerte grito se escuchó: - Basta, el juego termino!- 

Jupiter trigono Urano

Termina el show que da ante mil quinientas personas, todas proyecciones propias...todo surgió de repente, talento no faltaba, pero expansión suertuda tampoco. De cuántas formas puede desdoblarse para tener semejante público? Y en esa entrega se desmaterializa, le late el corazón fuerte, mareos y taquicardias cuando baja del escenario, mientras la felicitan por su gran performance, los ojos se le dan vuelta y casi cae al costado de algun paso vano en camarines. Soledad y vacío inconmensurable en los oidos y en el pecho hasta la garganta.  Sonríe lejana con la tristeza de quien perdió algo. Se encierra, se cambia la ropa, se sirve un trago, aspira una raya de heroína, no hacía falta, la heroína era ella. Nada más redundante, el temblor en su cuerpo y el vacío en su espectro. Intrusos interrumpen su momento y entran sin preguntar al camarin, drogas por doquier y un espiritu que no está mas en el lugar sino entre toda la gente que le chupó su existencia en honor al arte. Ella toma al diablo de la cola y le escupe en la cara cuando canta como nadie y jamás repite las mismas notas de los mismo temas. Es libre, será libre por siempre. La productora, la discográfica le tendieron la trampa de la muerte pero el destino no se deja engañar. Lo merece por otras vidas, no por sus productores atentos. Pero abre la puerta de su casa después de semejante performance y el vacío le inunda el pecho y la garganta, nada más allá ni más acá. Los fantasmas reviven lo que pasó en el escenario estando ya refugiada y le late el pecho como nunca asustándola. Una raya de heroina la vuelve a entusiasmar cerrándole los ojos al montón de imágenes que graba su cerebro en un recital. Rendite muñeca le dice su padre que no está, te felicito hija, le dice su madre que duerme en otra ciudad. El silencio un ruido puntiagudo en el oido interno y medio. El silencio compensa la exposición, de ahí viene el caos y  la soledad emerge de tanta gente hace un rato proyectándola.  Otro whiskey, otra raya, otra inhalación, y un bolso en su mano abrazándolo mientras camina por su casa, como quien se va pronto y no quiere que le roben nada. Pero en ese bolso, solo recuerdos y ropas usadas. Dos horas más tarde un llamado intercepta sus miedos y es el productor que pretende más suerte que la vida misma con salud. Cantará de vuelta los mismos temas durante un año entero, morirá de rutina y aplausos que ya no le satisfacen. Morirá sola y vanguardista, diferente y rebelde. Pero aunque muera, será su destino una oportunidad abierta de despertar a su mundo, el mundo, que tanto la homenajea por su originalidad y excentricismo en la soledad más atómica de todas. Que ni el verdadero solitario conocerá jamás.

Te amo muñeca!

Neptuno-Mercurio-Venus Casa V

Cena familiar, yo cansado fui igual.  El nenito de enfrente me hace caras de salvame porque mi mamá está muy loca. Me rio porque es mi travieso sobrino. Miré para todos lados para saber si nos estaban viendo los gestos que hacíamos. Su madre es mi hermana, su abuela mi madre, su padre el hombre que siempre me gustó y todos sentados cerca mío hablaban pavadas mientras abrían la boca como si fuera un buzón de cartas cerradas. Nadie se escuchaba ni decía nada importante. Entre mi sobrino y yo sí habia comunicación. Nos sentíamos asqueados de la comida y de los buzones. Nosotros nos entreteníamos con los ojos abriéndolos grandes o guiñándolos. Yo tampoco aguantaba a su madre, mi hermana, la mujer de mi platónico amor, él sentado al lado de mi sobrino, al lado de su hijo, enfrente de su mujer y enfrente mío.  Que se atragante mi hermana con algo mientras come, así yo me quedo con ustedes  dos, pensé mientras se lo decía con la mirada. El nenito pensaba lo mismo, dos guiños significaban eso, que estaba de acuerdo con mi sentimiento. Cómo hacer? 
De mi lado estaba sentada ella, la molesta que nació un año después que yo para joderme con todos los hombres que me gustaran, ella se los ganaba. Y se atrevió a preguntar la muy perra en medio de la mesa delante de todos, si yo estaba en pareja y si el amor me llegó. Fue cuando mi sobrino vomitó en la mesa un bocado de "algo" que no le gustó y todos asqueados tuvieron que ayudarlo y así se evitó mi respuesta, que hubiera sido a esa altura un vómito mío pero de sinceridad. Casi contesto, estoy a punto de comerme a tu marido, pero no. La muy bruja se levantó para ayudar a mi sobrino, su hijo, mi cómplice amigo y quedamos mirándonos entre mi cuñado y yo. De pronto vi en él un guiño. Me guiñó el ojo? entonces se lo contesté y le dije: tu hijo, mi sobrino, es lo más parecido a vos. Si? yo lo veo parecido más a vos.   

Saturno en Aries

La adolescente se marcaba su cuerpo, se escribió unas letras aplastando la lapicera fuertemente en su antebrazo. También se lastima los labios y tiene cicatrices en varias partes del cuerpo de golpes y cortaduras mal curadas. Es una chica violenta pero ante la impaciencia, el control, y la responsabilidad  que le coarta la independencia. No responde bien a las órdenes ni a los compromisos, su padre está ausente y su madre la guía. En uno de esos días de penitencias y castigos por mala conducta, ella se arrancaba la piel del labio escuchando el reto y  un minuto después estaba gritando para adentro y luego roja de odio se encerró en su habitación. Una vez adentro golpeó los muebles, tiró zapatos y sin llorar permaneció en silencio. Tiene el capricho de la acción en todo lo que hace pero no hace lo que debe. Lo que debe es impedimento, coarción, accion del karma. No puede lidiar con el acto y la reaccion.
Tampoco puede esquivar la culpa, su propia cuota de castigo está en cada marca de su cuerpo, en todas sus lastimaduras y cortaduras.
Con el tiempo aprenderá a encauzar la líbido de la accion con una astucia y responsabilidad privilegiada y todo enfrentamiento ella ganará.
Cuando pase la adolescencia.

Sol-Saturno trigono Neptuno

Suena el despertador con un tema musical, bien temprano, se levanta sin esfuerzos, se lava la cara, cepilla sus dientes, desayuna liviano y parte a la parada del colectivo. Logra obtener un asiento y mira por la ventanilla sus propios sentimientos hasta llegar a la estación de tren donde lo toma y sigue media hora mas de viaje a su destino. Ese viaje lo hizo parado, pero en la misma posición, sostenido de una mano alzada y la otra teniendo un bolso que llevaba. 
Al bajar camina tranquilamente cinco cuadras hasta el anfiteatro. Saluda modestamente en la entrada y sigue por pasillos sin luz hasta el lugar donde todos ensayaban. La orquesta era grande, muchos músicos, muchos violines, un piano, dos contrabajos, tres clarinetes, dos oboes, una flauta traversa, un arpa, una trompeta, un violoncello, un contrabajo, y él entre ellos se sienta con su partitura que saca del bolso y la acomoda en el atril. A todos saluda en silencio, sonríe agradablemente indicando su presencia y continúa sacando cosas del bolso mientras todos ensayaban arduamente. 
A los treinta minutos la función comenzaba, la sala llena, y el Director de la orquesta aparece en escena siendo aplaudido por todos de pie. La pieza comenzó con la indicación muda pero marcada por las manos del Director, un hombre anciano, con barba, panza y mucha trayectoria. Todos los instrumentos se presentaban, se armonizaban, cada uno a su tiempo y siguiendo compases de la obra. 
Un tiempo largo después, el hombre saca del bolso su triángulo y lo sostiene en la mano los tempos marcados para su participación. Uno, dos, tres, cuatro, cinco, seis, siete y ahí el con un palillo toca el triángulo dando el sonido y vibración final al concierto.
Segundos después el publico aplaudió fuertemente, él guardó en el bolso el triángulo, esperó que todo se  calmara y se retiró cumpliendo con responsabilidad su deber musical. 
Así, comprometido con un instante, se sintió listo para volver a su casa hasta el próximo trabajo, convocatoria y participación. 
Y en sus gestos, la modestia era un deber.

Saturno conjunción Urano

Flacura, largura, evidentemente no debe llevar gran estructura física ni mental, ni ósea. Mas bien es un cuerpo y una mente aislados del resto del mundo. Su rebeldía se esconde en el aislamiento y las relaciones son fugaces con todo tipo de personas. La imagen es de quien está hace mucho sobre una pirámide, montaña, en la cima, a punto de tirarse al vacío del aburrimiento. 
Pero no lo hace y no lo hará tan facilmente.  Primero estudiará con el tiempo como sería dar ese salto. Sabe que lo necesita y que sus huesos se lo piden. Soporta y espera con el ansia y la frustracion. 
Desde el tiempo que está en esa cima,  el viento lo empuja al precipicio. 
Su miedo la ayuda y permanece. Todas las ideas que del viento vinieron dejaron su actividad en la mente. Hará todo lo posible por sostener lo que venga luego de aquel salto. Pero mas alto no puede llegar, la cima no es el éxito sino su guarida. Alturas en donde se llega de forma rápida y no tiene más techo, porque el techo es el cosmos entero. Adonde seguir, qué escalar, qué estructurar. Esa es la pregunta, qué se puede construir en las alturas? 
La respuesta está en la frase: lo imposible solo tarda. 

Venus oposición Jupiter

Si había alguien entusiasmado en ese local, era el niño de doce años que acababa de encontrar y le pide directamente  a la vendedora unas zapatillas de punta de baile.  La vendedora le dice que de su talle no hay porque las puntas son para otra edad. El chico la miraba mordiéndose las uñas, la entendió y le pidió un tutú que estaba colgado en vidriera. La vendedora miró a la madre que estaba detrás y no dijeron palabra. El chico se mordía los dedos de la mano derecha y caminaba por el local de baile. La mamá no tiene familiares bailarines, su hijo es el  menor de seis hermanos y ella lo acompaña. 
La vendedora llegó con el tutú, él lo quiso comprar inmediatamente. Pero la madre se acercó desde atrás y le dijo que mejor la acompañara a un lugar y que luego volverían al local. No, le dijo, no quiero irme ahora, seguro que no volvemos. Sí, le dijo la madre pero veamos en otro lado también. 
Cuando volvieron a su pueblo la madre viendo las capacidades del chico logra inscribirlo en unas clases de árabe, unico baile similar que había por su zona. Para ello le pidieron un pantalón de aladin, esos abiertos al costado de ambas piernas, torso descubierto o camisa de gasa y un turbante...pero él no quería el turbante, quería el casquete, que es una tela como vincha del que le cuelga un colgante en el entrecejo de brillantes piedras. El quería esto último. Y la madre se lo compró. 
El chico de doce años esperaba que se lo diera con las uñas en los dientes, muy estimulado, transpirando, con su cuerpo gordito, sus pliegues en los pectorales, sus manos blancas chiquitas, su pelo lacio y beige. Exageradamente esperaba el momento de ponerse esa ropa, de comenzar las clases de árabe y y bailar su extravagancia.  


Mercurio cuadratura Urano

Quiere decir algunas palabras y se le disperan las letras en su respiración sin poder decir nada claro. Escucha mientras dialoga, oye bien cada sonido ajeno pero se altera en la consecución de oraciones y los temas lo impactan el instante justo para asociar eso a otra cosa más adelantada. Suele mover el  cuerpo como si también estuviera pensando. Concentrarse no es fácil de ninguna forma. Dice sentir un zumbido en el oído de vez en cuando y algunas sorderas cuando camina por la calle. Los ruidos llegan a dirigirle el camino si no llegara a tener rumbo. La curiosidad le ha hecho pensar todo sin enfocarse en nada y entiende que compuestos químicos pueden ser mejor para ordenarle el cerebro. 
Una imagen de niño jugando a ser un hermano de algún huérfano hermanastro, lo entretiene. Se ha desapegado del juego desde que sabe que jugar es entretenerse con algo. Cada regalo de niño era un objetivo a romper y desordenar para luego nada. Aunque lo más entrañable es dibujar. Dibuja en cuatro dimensiones, cosas que su mente como antena recibe. De joven rebelde y distinto, de grande, hombre de mente abierta y mucha dificultad para comunicarse con lo elemental de su razón.

Nodo Norte en Casa X

Algo me arroja al pasado como una fuerza de gravedad que expresa mi familia. No sé bien a qué dedicarme, tuve algunos intentos de salir a la luz en esta sociedad paupérrima de fanáticos de sí mismos pero no tengo tantas ganas como deseos. Es lo único que te puedo decir. Desde que cumplí treinta años me obligo a mudarme de la casa de mis padres pero está tan caro vivir solo que me conviene por el momento quedarme un tiempo ahí. Me gusta mucho la política y aportar algo a la sociedad pero las veces que lo intenté se me vino encima un conglomerado de fuerzas impenetrables. Tengo la sensación de que el mundo me llama pero también me retrotrae el presente directamente a mis raíces. Me sustraje del exterior por obra del futuro y huyo hacia él como si fuera un deseo ajeno.
Seré quien quien quiera alguien que sea, más no depende de mí parece, depende del alma de esta casa que contiene todos los orígenes de mi introvertido bienestar y pausado crecimiento. No veré quien soy mientras los espejos los sostengan otros. Sé que seré alguien, alguna vez dejaré mi impronta, mi huella existencial en carteles luminosos de mi balcón claustrofóbico. Pero también sé que cumplo con las formas curvosas de mi laberinto de herencias sin codificar. Obtuve dones y percepciones de aquellos lazos que todavía mantengo con estos seres con mis mismos genes. Pero no me atreví aún a desenlazar mis cualidades de la mirada ajena y puedo de vez en cuando esconderme en genes reutilizados sin discriminar los que son míos no por herencia.
Y persiste mi lucha entre el nido y el vacío, la cama y el precipicio, pero voy como flecha disparada hacia dónde no haya genes conocidos.

Tránsito Plutón oposición Mercurio

Una mujer sin hijos, muy adulta para planificarlos, muy soltera para generarlos. Su hermano menor la visitaba paupérrimo de cambios y modificaciones en su vida, necesitaba la cercanía para vivir la distancia, la anécdota es larga, la transformación es lenta. Todo lo que esa mujer podía hacer era escucharlo. Y mientras tanto, su trabajo crecía y sus dibujos eran más demandados. Es ilustradora y sus dibujos debían ser entregados bajo pedido exclusivo y por contrato. Desbordaba de trabajo. Mucho más del que hubiera pensado. Su mente no daba abasto de tanto compromiso. Debía responder a un texto, a un copete, a un tópico ó premisa. Debía dibujar en el margen de una semana, sobre "la mujer impedida de ser madre"  y "el cuarto de hora de la maternidad". Debía dibujar lo que identificara ese tema. Tuvo fiebre y anginas esa semana, la cuidó su hermano que en su casa ocupaba días de estadía. Ilustraba recostada en su cama bosquejos de aquel pedido, la entrega era urgente y no debía retrasarla. Dibujó algunas ideas, como a una mujer mirando la pared donde colgaba un reloj sin agujas, no pudo proseguirlo. Ganaría mucho dinero haciéndolo. Mucho trabajo llegaba a su vida, exponía sus obras en muchas muestras de arte, tenía mucha convocatoria y muchos aplausos.
Finalmente logró presentar lo que le pedían y jamas creyó que todo eso, llamado casualidad, podría significar la profundidad de su verdadero sentido del éxito.
Debido a esas obras entregadas, logró mayor trascendencia y fue convocada para viajar hacia otras coordenadas para ilustrar su sombra aletargada. Mientras....su hermano lograba renacer de otras penas.

Tránsito de Venus trígono Neptuno

Sin darse cuenta se está enamorando  de una persona que hace poco conoce. Armónicamente los encuentros fluyen y la ternura acompaña en matices.  Ambos se sienten ciegos de sentir demasiado, solo nadan las mismas aguas.
Un día durmiendo juntos, abrazados, ella sueña con un novio anterior, uno del que estuvo plenamente enamorada y no comprende el mensaje. Despierta confundida. Por qué soñar con él ahora? Había sido un gran amor, bastante lejano y pensó que tal vez sería una señal para comunicarse con él. Algo habría pasado, un aviso en símbolos.....Mientras tanto sigue pensando en continuar o no el vínculo nuevo, la forma de verlo se nubla, se desvanece la energía en común.
Le comenta a mucha gente lo que había soñado estando en una relación reciente. Los comentarios generales  son que inconcientemente ella aún ama a su ex.
Cuando se encuentra con su pareja actual se atreve a decirle que lo ama. Unas copas de más se lo permiten, el alcohol no te deja mentir, es más conciente al menos que un sueño. Y cuando le dice te amo recibe otro sin límite ni obstáculo, inspiradamente: yo tambien te amo, te siento, me gustás.
Así es como comienza a darse cuenta que el sueño se comprende despierta....y fluye alcoholizada.

Tránsito de Saturno oposición Plutón

La muela retrasada en atención, se carió al punto de infectarse dolorosamente y surgió de ella la obligación de ir a un dentista. Su umbral de dolor siempre fue muy bajo. Podría haber ido antes y evitar el conflicto ulterior pero evita las obligaciones en las que interfiera el dolor.
Justamente ahora urge por ser atendida y pide un turno en el médico. Sugestionada al máximo le revisan su muela y le ordenan un tratamiento de conducto para el día siguiente.
Al otro día volvió, su cara estaba muy hinchada de un lado, había deformado el principio de su nariz y su cachete entero. No podía esquivar el tratamiento.
Al comienzo, acostada en el sillón del dentista, con las dos inyecciones de anestesia le pareció que podía sobrellevar la situación sin atravesar el dolor. Pasaban los minutos y el hombre le hurgaba los nervios y eso no la molestaba. Pero pasó una hora entera y no parecía terminar más. En la misma posición empezó a sentirse sometida, claustrofóbica, preguntó cuánto faltaría, le indicaron que estaba en la mitad del proceso. Y no la alentó, mantuvo los ojos cerrados el resto del tiempo, movía sus piernas una arriba de la otra, sus manos tocando las puntas de las uñas. Empezó a sentir dolor, penetración, resistencia, impotencia. Transpiraba y temía a todo. Volvió a preguntar si faltaba mucho haciendo mímica con cierto nerviosismo y bronca y el médico contestó que eso no ayudaba. Lo cual la afectó más y la energía asustaba a ambos. En una de las placas tomadas se enteró que raramente ella tenía cuatro nervios en la muela y no tres como el común de los organismos. Por lo que tardaría más aún en terminar y el trabajo así lograba complicarse. El miedo de ella parecía haberle tendido una trampa!. Pensó a partir de ese momento en pensar bien, pensar en cosas lindas, mientras la maltrataban según su criterio. Para eso debía mantener los ojos cerrados  y disociar su cuerpo de su mente, alta actividad si no es entrenada. De pronto un dolor profundo le hizo sacarle la mano del médico,  gimiendo alto la queja. El médico se enojó, pidió paciencia, colaboración, ella lo hubiera matado, escaparse, levantarse de la silla no era posible, un tramo más de castigo y ya la liberarían con la muela curada, la cara desinchada y un progreso en sus responsabilidades.
Pidió más anestesia, sentía que no le tomaría con fuerza porque el médico la estaba rechazando a ella y a toda la cura. Y así fue como no sintió el efecto y el dolor era tremebundo.
Mientras mantenía constantemente los ojos cerrados, de la impotencia surgió una lágrima que recorrió su sien del lado en donde trabaja sentado el dentista. El no dijo nada...pero unos minutos después, un colega interrumpió el momento y escucho decir: "está llorando?". Ella no pudo contestar, ni se movió, el dentista preguntó lo mismo sorprendido. Y de ambos ojos corrieron en forma de río incontables gotas de llanto.
Al poco tiempo escuchó: terminamos! enseguida vengo. Ella se secó las lágrimas que tenía en su pelo, se tocó su cachete, se incorporó en la posición de libertad y se retiró.
Así atravesó todos los cambios durante ese tiempo.

Transito de Saturno trigono Sol

Vive en occidente, donde el progreso únicamente oscila entre la ganancia material y el liderazgo del ego. Nació en coordenadas que la obligaron a encontrar la huella de su existencia en todos los escalones imaginarios ajenos. Un despropósito para su alma que jamas se alimenta de eso.
Ahora conoce al fin el progreso, logró conseguir un buen trabajo estable y una comodidad en otros aspectos, como un sincero sentimiento de seguridad anímica y un respaldo amplio para su cansada columna. Sin embargo su verdadero estado de fortuna es su conciencia. Que abarca la realidad actual sin negar la anterior, porque construyendo no ve material desechable. Todos los tiempos redundan en su presente y parece acceder ahora a la sólida percepción de su valoración.
Pero de pronto se encuentra con mensajes, fotos, escritos y recuerdos de otros años y no ve ningún cambio. No sabe si deleitarse por ser fiel a ella misma ó culparse por no haber progresado.
La confusión no es tal realmente, el tiempo ahora la habilita a hacer valer su completa existencia. Materializando su perfección sin la velocidad de la suerte. Porque nada crece por la suerte. Y aunque viva en occidente, para ella el progreso está en la conciencia, por eso lo que le está ocurriendo en lo externo así como es cosechable, no lo festeja ni lo aplaude.

Jupiter oposicion Pluton

Parada en medio de un espacio gigantesco de su casa escuchó un estallido, algo se estrelló en el suelo y perturbó una cantidad de pensamientos feos y tramas absurdas que acababa de vivir con alguien. La lámparita había explotado de forma misteriosa. Razón por la que creyó con más fervor que las energías malas la estaban invadiendo por el efecto de una causa. Quedó el cerebro en silencio hasta confiar en su mejor amigo. Lo llamó, le contó lo que había pasado. "Explotó la lamparita de la mala energía que me dejaron", dijo. "Quién?", le contestó. Y empezó el vano cuento lleno de confianza acerca de las fuerzas ocultas que el mundo le provee a ella en especial. El amigo pudo contestar simplezas nada mas. Tan solo un "prendé velas" alcanzó para dar por finalizada la llamada.
La lamparita estaba al lado de una lista de actividades pendientes, anotaciones que siempre hace para no olvidar qué hacer.  Llamar al plomero con urgencia y enviar una encomienda a otro país con documentaciones para un familiar y así poder viajar.  No  prestó atención a eso, no leyó ni una palabra...siguió pensando en la mala energía de los demás. 
Pero el inconciente tiene la capacidad de avisarle a la conciencia lo olvidado....abrumándolo de disfraces etéreos hasta revelar la verdadera intuición propia.  Siendo lo "oscuro" un dispositivo para prender la luz.
Un día después encontró la lista de actividades pendientes y la suerte la acompañó.

Tránsito de Mercurio oposición Plutón

Caminan por la calle dos hombres, uno de saco negro y el otro de remera. Este último se siente muy observado por un mendigo que merodea la misma cuadra, cree que va  a ser atacado y se acerca pecheando  para pelear, pero no pasó nada.
Unos minutos después en zonas oscuras de un barrio ténebre dos policías los detienen a ambos porque buscaban un prófugo de saco negro. Pero no pasó nada.
Siguieron rumbo en silencio, enojados, irritados, hasta que el de saco negro le dijo al hombre de remera que por su culpa casi se agarraban a las piñas con el mendigo. El de remera se calló mirándolo. Pensó en que cuando la policía lo detuvo  había sido por estar con alguien de saco negro. Pero no le dijo nada.

Mercurio conjunción Neptuno

Describió su viaje mirando hacia arriba con los ojos soñadores,  como buscando sentir lo que quiere recordar. Y me dijo: "Al principio me sentí perdido, yo chiquito caminando con las hormigas entre los montículos de tierra y ramas que había y el viento que me quería llevar volando a otros lados para evitar todo y sutilmente me incorporé en mi forma".  Con un tono de comicidad actoral su mirada enfocaba sus propios pensamientos. Y yo embelesada con tanta imaginación pero no pude acompañarlo en una siguiente pregunta. Me había dicho todo sin contarme nada. Su capacidad de fantasear era su talento en los diálogos. Alguna vez le pregunté si escribía y contestó no gustarle para nada.
Pero cuando quería hablarle  de algo era a veces  frustrante, se lo veía abstraerse  de mis sonidos y de toda la comunicación por momentos, distorsionando la sintonía del diálogo para refugiarse en la propia y parecía que cada palabra mía era un canal de escape para su próxima imaginación. Podía creer que no le interesaba nada ó que la concentración era vaga y eventual.
Entonces opté por preguntarle mirándolo firme a los ojos si me estaba escuchando y me contestó que sí, que claro que sí y dijo que podía entenderme perfectamente. Y hasta me comparó con una mariposa de flor en flor por las anécdotas que empezaba a contarle. 

Tránsito Mercurio cuadratura Saturno

Fue la semana pasada cuando estando sola  llegué a un punto, entre tantos que habían en mis pensamientos, al punto en que me di cuenta que no entendía nada. Estaba en un brete, en una encrucijada, entre muros que  prevenían que siguiera escapando a través de mi mente. No entendía nada sobre mis propios procesos mentales,  por lo que me obligó a frustrarme para evitar  malas interpretaciones.  Nada fluía para seguir ese mismo pensamiento. Prácticamente no entendía qué vuelta más le podía dar al asunto y así frené yo y antes mi mente.  La idea que tenía realmente no tenía más posibilidad de elucubración. Me había equivocado y lo hice por años hasta esta semana pasada que quedó el pensamiento anudado de tal forma que eran evidentes mis carencias y bloqueos. Imposible compartir el momento, hablarlo con nadie. Me sentí impelida a crecer, detenerme en el nudo y analizarlo con seriedad.
Luego de esa semana las ideas empezaron a aclararse, discriminé con más autoridad pensante mi siguiente paso, pensé en la practicidad ulterior, en el rendimiento de mi cerebro y en la paciencia para respirar mejor las palabras que pienso.

Tránsitos de Luna trigono Mercurio Pluton

Hola!, atendió dormida.
No aguanto más, no aguanto más, no aguanto más, decía una voz cada vez más desesperada que intercalaba el llanto.
Hola, qué pasó?. Ella intuía lo que pasaba, una relación conflictica retrasada en su climax.
No aguanto más, me duele el cuerpo, la cabeza, no aguanto más por favor, no aguanto más!!!. La mujer seguía llorando y gritando sin dejar de hablar.
Qué te hizo ahora? decime qué pasó?- pero sus palabras tapaban las otras.
Es siempre lo mismo, no aguanto más, me tomaría todas las pastillas.....-y explotó en congoja y lágrimas que podían sentirse-.
Escuchame, escuchame, estás ahí? Prestame atención, de esto nos vamos a reir en un tiempo, todo cambia y pasa, por favor....me estás escuchando? Te lo prometo que pasa y vas a volver  a estar bien y ese estúpido!....alejate por favor!!!! Qué te hizo???
No, no, nooo!. No aguanto más! me voy a clavar un tenedor en las venas, no aguanto más! y la llamada se cortó.
Era muy tarde, la madrugada de un día de semana cuando atendió ese teléfono. En esa distancia no podía volver a comunicarse, era otra ciudad y todo había sido a través de un celular que desconocía.
Quedó inquieta y angustiada....quedaron ambas en ese estado. El consuelo podría ser un cálido abrazo, una contención anímica, un plato de comida, un vaso de agua, una mirada atenta escuchándola. Pero no era posible, lo único que podía hacer era transformar esa angustia ajena en ella misma, sintiéndola profundamente para aliviarle a la amiga aquel dolor. Trabajó en ello, se concentró y fue influida por esa ánima.
Unos minutos después fue a la cocina esperando que volviera a llamar. Tomó  agua y sintió un mareo con náuseas, un zumbido lejano. Creyó caerse al piso cuando fue a un paso veloz a su cama y se recostó deseando no morirse en ese momento de un acv.
El teléfono volvió a sonar.
Hola por dios! te estaba esperando, pero no sabes lo que me pasó, casi me desmayo!...
La mujer no la escuchó y la interrumpió.
Se me cortó! antes, le dijo y quedó callada.
Escuchame atentamente por favor, te quiero mucho sabés?... -La mujer asintió- Pasé por esto que te pasa y puedo asegurarte que todo se  transforma. No tomes nada, no te lastimes más. Vas a ver que volvés a sentirte bien, confiás en mí? Ey! confiá en mí! por favor, no puedo hacer nada desde acá, te abrazaría fuerte pero no puedo.
La mujer la escuchaba detenidamente, más tranquila, parecía sedada, algo había cambiado.

Jupiter en Cancer

Como la intuición no tiene matemática posible, no puedo hacer fórmulas descriptivas ni mostrar análisis de nada. Simplemente la oí llamarme y por eso fui en ese momento, aunque no era el horario de visita indicado.  Y  en momentos difíciles supe escucharla a tiempo, cuando estaba internada en ese centro oncológico.  La medicación, la poca resistencia física, el dolor y todos los pormenores de estar siendo acechada por la enfermedad la estaban desmaterializando.  Nos turnábamos entre todos, mis hermanos, mis tíos, mis sobrinos. Yo iba solo por las tardes, la peinaba, le acomodaba la cama, le ocupaba el cuarto, la acariciaba. Pero esa mañana la escuché y dejé todo para ir a verla. Saber qué querría era lo que más me costaba intuir. Llégué al hospital y estaba mi hermana mayor que se exaltó al verme y nos abrazamos sin razones dichas. Se la ve agostada... pensé en llamarte pero no quería preocuparte. me dijo. Le quise contar que yo estaba ahí porque la había escuchado a mi madre..... pero la noté muy exhausta y asustada para entrar al mundo de los sinsentidos. Solo atiné a abrazarla nuevamente y decirle que la quería mucho y que vaya a descansar. Mis otros hermanos estarían por venir en cualquier momento y no hacía falta que ella se siga quedando ahí.
Entré a la habitación y pude hacerla reir un momento y ella a  mí cuando entró la enfermera y pidió comida de verdad y yo quise extorsionarla con unas clases de meditación a cambio de un poco de sabor en esas viandas. Mi madre era una niña en esos momentos, su mirada decía ternuras y su alma latiendo en su glándula pineal...yo podía sentirlo. Me dijo que pensó en mí, que debía decirme algo que ahora no recordaba. No le pregunté nada pero yo ya sabía que ella me necesitaba. Le tomé las manos, se las miraba, su piel seca, avejentada, hermosa mujer que quedaría en mi memoria por siempre, ahí estaba recostada, en la primavera de su muerte. Ese día creí que mi intuición me anunciaba su partida, pero sólo me avisaba que ella todavía vivía. 
 

Tránsito de Luna en Casa X

Viste quién está ahí?... Se refería a un "famoso"....aunque particularmente en ese ambiente, era un término usado para alguien que es conocido por muchas personas por el síntoma de la suerte espasmódica y esporádica....suerte que toca a quien le toca sin la condición del talento. Y él...vano como el grillo,  quiso hacerse notar y regalarle un signo de admiración. Logró acercarse entre la muchedumbre y mostrarle la necesidad imperiosa de un contacto con el propósito banal de lograr alguna posición social. Una necesidad que le tocaba las entrañas cuando imaginaba ser él quien estaría alguna vez allí sin importar de qué forma y a costas de qué. Para eso lo aduló un largo rato, lo rodeó de simpatías y palabras necias para oídos vanos. Aquel famoso no tenía más que un largo y extenuante lobby, una bella cara y un público sordo que escuchaba su actuación por el solo hecho de la vanidad pública y estilosa.  Y él, al fin logró cierto reconocimiento de parte de esa persona cuando fue arrastrado  a un lugar como un perro atado con correa larga. La pavada de su mundillo le otorgó un marco de flashes y luces de colores que sin público no se prolongaban como sí lo harían las estrellas ó los cometas. Pero qué importa la verdad misma si con un poco de hipocresía se puede conquistar a la plebe.....él así estaría feliz...aunque sin saber que aún así nunca nada alcanza para serlo. 
Tenía la oportunidad en sus manos de ser amigo del amigo del amigo y así ser parte de un séquito de cerebros lavados alrededor de un fraude de estrella. Básicamente quería tomar la teta del éxito, palabra fuera de moda y tendencia, porque las verdaderas luces brillan y no necesitan nada más. Pero él era como  aquellos humanos que idolatran la vanidad como si fuera el marco de la originalidad. El amigo lo siguió también....se trata de seguir siempre como perros atados a quienes por la suerte loca suben su astral. Pero a la luz no se la sigue, porque enceguece....
 
 
 A C.D.: All is vanity

Transito Saturno por Ascendente

Pasó a través de la pared como cuando alguien rompe una torta para salir y homenajear al cumpleañero. En este caso él atravesó una pared karmática que hacía dos años atrás que lo tenía bloqueado para festejar su propio regreso a la realidad práctica y concreta. Cuando logró eso, la frente se le partió, el dolor de los huesos lo dejó inmóvil un rato y pudo recomponer su estado después de unos meses de estar dolorido. La anécdota de su particular vicisitud no tiene trascendencia en comparación con el sentido de responsabilidad que le dio la situación nueva. Asumió el rol de trabajador comprometido y construyó algo que sería la base sustentable de su nuevo yo. De qué se trataba su vida...no interesa. No vale la explicación y el detalle de su obra. Simplemente atravesó la pared y quedó parado en un nuevo estadío de apreciación conciente, en dónde pasó de ser víctima pasiva a víctima activa, de monje en claustro a sabio expuesto, como cuando un niño pierde los dientes de leche y le crecen los de adulto....las mordidas son eficaces.

Tránsito Saturno Casa VIII

El cementerio era como una ciudad, con caminos para todos lados. A veces con  pasadizos muy estrechos, que parecían imposibles de pasar, me asfixiaban cuando lo intentaba. Varias veces hice marcha atrás pero tenía que seguir hacia adelante y hacerme angosta como esos espacios ténebres cerrando los ojos y conteniendo la respiración.  Un hombre mayor y una mujer anciana me dieron una hoja con una lapicera y me indicaron que debía contestar todas las preguntas de un test si es que quería salir de ahí alguna vez. No tuve opción. Las leí desesperada, eran muchas y había que cumplir con un tiempo estipulado, sino cerraría el lugar y además oscurecería. Las personas desaparecieron dándome la última indicación y comencé a buscar las respuestas a los enigmas a través de los sarcófagos, nichos y bóvedas. Para avanzar había que atravesar el miedo, mucho terror, sugestión y claustrofobia de incertidumbre. De pronto apareció el hombre y se me acercó perversamente. Le pedí ayuda, no entendía cual podía ser el significado de la septima pregunta. Quiso tocarme y casi accedo por desesperación. No habría ninguna respuesta accediendo tampoco. El interés mortuorio me pesaba en hartazgo. Lloré con la impotencia de la soledad. Fueron varias horas de conflicto, de hacer bien el cuestionario y de no avanzar hacia ningún lado. De pronto mi casa! pensé gritando que quería encontrar mi casa...que me rendía, me rendía por la exigencia, me aburría como una película en blanco y negro sin moraleja. El viejo hombre me amenazó  que si claudicaba pasarían horribles cosas. Yo corrí de su presencia, me alejé sin darle poder alguno....vi puertas, eran todas las de mi casa, las abrí esperanzada. Abrí una.... abrí otra....y nada, muebles de cementerio, de curas blasfemos, de vejez bastardeada, cuatro paredes insulsas pero mi esperanza eterna.....yo sabía con seguridad que en alguna puerta estaría la salida, mi hogar, mi morada, mi refugio en el cementerio de otros muertos.  Seguí mi seguridad y en la séptima puerta.... ahí estaba el agua, un mar de líquido transparente que feroz se encauzaba hacia un lado y me dio felicidad aquel torrente. ....Así fue mi sueño doctor.

Tránsito Plutón oposición Marte

Por mucho tiempo la tortura y el maltrato estaban en los días y noches de aquella mujer. El hombre la  sometía, la criticaba, la rebajaba a la inutilidad de su ego. La mujer no escapaba de esa dimensión. De su voluntad, nada se sabía todavía.
Una tarde pidió el hombre carne con papas. La mujer obedeció pero las papas se le quemaron. Sirviendo la mesa el hombre olió el humo y gritó humillándola que el dinero no se tira y que le haga otra cosa rápidamente llenando de insultos la espera más un plato contra la pared cuando ella miró hacia abajo y no mostró interés. No voy a esperar, tengo hambre dijo.  Ella limpió los pedazos del plato en el suelo y él estalló en ira porque tardaría más su comida. Media hora más tarde el problema de la comida estaba resuelto. Los platos lavados, la cocina limpia, todo ordenado. Y aún así el caos recién empezaba.  El hombre la agarró de la cintura y le dijo con tono libidinoso lo bien que olía. Justamente ese  perfume era  un regalo de él, cuando después de una buena golpiza para disculparse le trajo ese presente. Un presente que duraría la eternidad al aceptarlo. Cuando él le apoyaba su cara horrible en el cuello, ella lo rechazó pero suavemente; cualquier signo de malestar podría provocar un nuevo momento de violencia y el  contacto carnal tambien lo era. Con humildad le pidió un momento, pero la tomó de los brazos con más fuerza y no la soltó. Ella le pidió nuevamente, de buena forma que esperara que se iba a perfumar más...Eso lo convenció curiosamente. La mujer agarró un encendedor, lo escondió en su mano cerrada, buscó el perfume y volvió a la habitación para poder usarlo frente a él e hipnotizarlo unos segundos como si quisiera estar dispuesta al coito con placer. El pedazo de carne con ojos la empujó hacia la cama, la desvistió con la fuerza de un cerdo mientras ella seguía con el  perfume en la mano.....entonces  fue el momento justo para rociárselo en toda su cara y con la otra mano prenderle fuego inmediatamente. 

Tránsito Urano cuadratura Mercurio

Fue a comprar los cigarros, mientras estábamos nosotros tomando algo en el bar. Pasaban los minutos y no volvía. Era el mediodía acalorado de un verano cualquiera. Una media hora después se acercó una señora preguntando por nuestros nombres exactos. Nos asustamos, no entendimos nada, pero qué pasó dijimos. La señora nos avisaba que había un accidente en la esquina y que debíamos ir a ver a nuestra amiga. Nos levantamos todos de la mesa, los tres corrimos hacia el lugar, se veía un grupo de gente alrededor de algo. Pensamos lo peor. Cuando llegamos había un hombre tirado en el piso con una bicicleta y nuestra amiga llorando cerca. Qué pasó? preguntamos. El hombre de la bicicleta había sido empujado por un auto por esquivar a nuestra amiga y voló por el aire en el choque quedando con convulsiones en el suelo y ella sin lastimaduras ni golpes shockeada por la escena. Estábamos reunidos porque nos íbamos de viaje, un fin de semana a descansar de la ciudad, de la gente atolondrada, de la tensión rutinaria, del smog, el ruido, el tránsito, el bullicio, el egoísmo, el prepoteo, la queja, el stress...Pero nuestra amiga fue cazada por todo eso que escapábamos y tuvimos que suspender todo. Ella tuvo que declarar en la comisaría sobre el incidente, muy alterada por el accidente que la hizo llorar horas cuando quiso ayudar al hombre de la bicicleta y sangrando en el piso le gritó: soltame, no me toques!.
Nos quedamos con ella tanto tiempo como pudimos pero los bolsos en el auto y las ganas en el cerebro nos hicieron retomar la idea de viajar aunque con una amiga menos. Nos despedimos, finalmente salimos de la ciudad, despejamos la mente, reimos y hablamos, dos horas de trayecto y al fin llegamos a la casa. Pero no pudimos entrar... las llaves se la había dado yo mismo a nuestra amiga unos minutos antes de comprar cigarrillos, sin comentarlo, porque me pareció que yo podía perderlas y ella siempre es  más organizada.
Preveer  lo inesperado es ridículo. 

Tránsito Luna por Ascendente

Necesité salir, no conocía demasiado la ciudad, pero salí a recorrer y las personas fueron muy simpáticas. Este país no se caracteriza por acobijar gente, incluso el idioma nos separa, pero es mi trabajo y solo un tiempo. Dentro de una casa de fotografía, un señor comenzó a hablarme y yo necesité raramente mostrarme, darme a conocer, con él y con las varias personas que topé esos dos días. Alguien me invitó a cenar. Claro que fui, con un desconocido me senté a degustar nuevos sabores y necesité tomarle una fotografía y guardarla para siempre. El recuerdo sería absurdo. Sentí que aproveché cada momento, que dormi lo justo y necesario, salí lo justo y necesario y estuve siempre contenida entre la gente desconocida. 

Transito Saturno en Casa XII

La eclosión de algo. Un montículo de basura. Sustitutos todos.
Se corta la cara, tiene acné adulto, los dientes se le caen en los sueños. Casi compra cualquier cosa y vende todo. Se le cae un árbol en la cabeza, le dan veinticuatro puntos, queda mudo, lo atienden responsablemente, se cuida la herida. Se aísla en una montaña, no hay agua ni verde. Tiene hambre y delirios de paranoia. Lo miran los pájaros y se los quiere comer. Si hicieran el camino más transitado. No pasó nadie por ahí todavía parece.  Por ahí el precipicio.  Quiere un pescado, ve a los pájaros comer pasto. Espera la noche y no duerme, se amiga con un buho y ve en la oscuridad. Atrapa moscas y salta como las langostas. Tiene escosores y delirios de persecusión. Una mariposa le merodea, le pasa por al lado, brilla de colores y lo anima a esperar otras. Empuja una piedra para entrar a una caverna. Su guarida la habita. Un aluvión tapa la entrada y queda atrapado. La respiración le falta, el aire está. No ve pero todavía tiene fuerza. Empuja en la oscuridad y ve una salida. Un as de luz apuñala las paredes de la cueva y se lo clava en un ojo, luego en el otro. Cargado de energía hace el esfuerzo abismal de correr más las rocas y la tierra y por un estrecho pasadizo se arrastra. Afuera todo verde, sol colgado en el cielo, flores silvestres y mariposas extravagantes.

Ascendente en Leo

Y llegó al lugar, se nota que entró, lo notan todos, más que nada por su disposición cálida con la vida, no sólo por su orgullo que se le escapa de los poros sin ni haber hablado todavía. Parado sobre sí mismo, un aura de un metro de espesor lo rodea con una luz invisible, que no molesta, agasaja  y ahí se encuentra él en la puerta del recinto donde otros nómades se encuentran. Pero ego tienen todos, los de allí, los de allá, los del más acá y más allá también. No es mérito propio tener ese temple y semblante, lo adquirió en su primera respiración.
La timidez es de otros. Pero insospechadamente le cuesta actuar, le cuesta mentir su vida, porque tiene muy comprometido su ego a su propia historia y la de otros no le importa. Tampoco intuye a su alrededor, sigue audaz y hasta con valentía  trabajando su arrogancia pero no logra comprender la vida de nadie. El mundo gira alrededor de él como la Tierra alrededor del Sol. Y qué le importa si él está en la Tierra. Lleva un sombrero puesto de lindo color, un atuendo de gloria y magnificencia que no lo hace rico sino único. Pero no es osada su ropa, no es osada en categoría ni precio, sino es su aura la que lo sostiene digno de llevar eso puesto.
Vive en la miseria, ha vivido en la miseria siempre, rodeado de tierras que giran a su alrededor y así, incluso así, comprendió que si no se quiere él desde siempre, no lo quiere nadie. Ahora que recién entró al lugar donde varios lo esperaban, le costó sentarse en algún sitio porque de pie logra ser más visto, aunque no sea mérito propio, sino obra de su nacimiento.

Ascendente en Acuario

Está problematizado por situaciones específicas sociales, está enredado en grandes ideas neoliberales pero no puede concentrarse más que delegando esfuerzos a otros, a los miles de otros que tengan la pasión más fervorosa que él mismo. Y que nadie se imponga frente a él porque está muy ocupado en soplar todas las trabas al viento y que se deshagan en el aire. Para conocerlo hay que encarar la visión del distraído, sin críticas ni reglas, directamente mostrarle una ventana abierta ó un camino despejado. Su próxima intención es seguir con la pulcritud de su casa y con un plumero sacando el polvo de todos sus muebles y adornos que lo identifican con el mundo excéntrico e irracional.
Es andrógino por decisión propia, pero es la primera impresión, porque luego se lo ve como un ser común y corriente, pero esa justa impresión es la que pretende defender cuando participa en el mundo. Atraparlo de niño era imposible y de grande el desapego lo acerca a la locura, la careteada,  con una máscara para que nadie lo juzgue ni lo  reconozcan a simple vista. Estuvo mucho tiempo envuelto en aires de libertad, con otros miles de seres buscando la individualidad colectiva si es que eso es posible. Y  busca amar amando al mundo y la diferencia, a costas de la marginalidad y la vida licenciosa  aunque de pasión sólo sepa de oído.  Porque el mundo no le devuelve nada, pero no importa, porque él tampoco pide nada. Ese sentir es mera hipocresía de quien busca el amor antes de sentirlo. Y no logra concentrarse con ninguna voluntad. Esta es la crisis de su vida entera, que el deseo no encuentre ancla en ninguna parte de su cuerpo porque al querer tanto la  libertad, no vale anclar en ningún lado.

Ascendente en Cáncer

Es lindo como un osito de peluche, cuando todavía está limpio, cuando lo ves nuevo y en su carita ves las ganas propias de abrazarlo. Pero además siendo de carne y hueso es tierno en su mirada redonda, tiene una transparencia de agua clara y las emociones nadan por sus ojos. Busca adaptarse en aquella reunión, ubicar su presencia, pero no hace falta el esfuerzo porque atrae la empatía y fluye entre todos. Pero como un osito....no habla, no expresa palabras, espera al otro que se tire de cabeza en su manantial de agua fresca y así se acomoda al tiempo. Pretende dar marcha atrás cualquier impulso....es que de lo contrario ahogaría a más de uno, entonces se esconde en risas y carcajadas. Pero inevitablemente queda impregnado por energías externas, estados ajenos y su humor cambia y en su carita le podes ver las ganas que tiene de ser ahora él mismo abrazado. Y la ciclotimia ronda sus gestos y no hay mucho que esperar de él más que la popularidad, que toda la reunión lo reconozca atraída como imán por una personalidad que nada roba, sino sólo contiene y entre tanto ego y elucubración mental, ahí está él, dispuesto a sentirte, sin invadirte.

Urano en Casa IV

El hogar siempre es diferente como la nave de alienígenas de películas en el espacio. Y él mismo el alien de la familia. Se fue desmembrando con el tiempo pero desde que nació su hogar fue el antinido. Lo excéntrico de las ventanas, los muebles, las habitaciones, el silencio de eco y el divorcio de la emoción desde siempre. Qué lazos pueden hacerse sólidos en esas condiciones?  Pero quién espera también la solidez si la emoción no lo pide. Un padre que se va, una madre entrando en la locura, una familia enemistada, tres hermanos de otra sangre, ausencias y presencias eléctricas que lo hacen libre de espacio y tiempo y su pasado no lo recuerda jamas, todo es distorsión. Inventa su propio nido, no es su lugar de descanso, pero lo estimula, lo despierta.  Y cambia los muebles de lugar muchas veces, sus bombitas de luz se le rompen más de lo normal, saltan circuitos elétricos cuando más inconciente está y tiene la sensación de estar siendo observado por alguien con esas cámaras mínimas digitales cuando tiene arrebatos de locura y distancia.
Y siempre finalmente parece un alien,  que aterra a la nave porque irrumpe con la novedad de su existencia.... Liberando  a toda su genealogía familiar, trama del mundo, con el descaro del loco. Su don.

Pluton en Casa III


Pensaba mientras se mordía el labio inferior hasta el dolor de uno y otro lado alternadamente. Ansias de vender algo más ó armar algo por su cuenta, tensiones entre hermanos no facilitan las cosas, la muerte está siempre tan cerca cuando piensa y una vecina cumple más de noventa años, su cabeza presiona a la intuición y el efecto es adverso, siente el temible proceso de traición a sus pensamientos, no se puede doblegar a la gente pero menos uno mismo, ningún poder del mundo supera tu razón. Así la intuición renace. Dibuja y lee y dibuja y lee aunque lo que más hace son símbolos con esos dibujos, algo ocultan y hasta vaticinan. Y la lectura es detectivesca, con enigmas a resolver y misterios de la mente. Un vecino le toca la puerta porque no tiene llaves para salir y le interrumpe su odisea neuronal. Abre la puerta y lo acompaña a la salida. De mal genio y poco interés lo despide.
La intolerancia tiene un límite pero a esa persona ahora la cruzaba y la saludaba con el sentimiento de empatía y un día se acercó y le vendió un producto, luego le prestó unos libros y luego terminaron siendo compañeros de edificio. Un día vio la mudadora que le llevaba sus cosas y sin explicaciones no lo vio más. El hombre le había dejado al encargado del edificio un sobre. Dentro estaba el dibujo que hacía unos meses le había hecho de garabatos. Y lo observó profundamente, tenía un logo como un mandala de la antiguedad y  la palabra marzo.  Recordaba perfecto cuándo la dibujó y se dio cuenta que era ahora Marzo y era ahora cuando el vecino se mudaba. Y él también estaba en el dibujo, ambos, y pensó en qué pasaría ahora en su vida. Si el otro se mudaba y era en marzo, él también se mudaría y en ese mismo mes a través de ese mandala?.
Pero prefirió analizar  por qué le dejaría ese dibujo y ninguna otra explicación, antes que pensar en él mismo.
Se intuía traicionado; el encargado le explicó que muchas veces intentó despedirse, pero él nunca estaba. Verdaderamente se sintió más  traicionado por los símbolos porque no lo transformaban ni lo incluían en el futuro.  Pero revirtió todo....ahora está obsesionado en descubrir todo sus errores de percepción y sigue mordiéndose el labio inferior luchando con el poder de su mente que  le convierte sus ideas en símbolos para refinar la intuición y la telepatía. 

Venus en Casa II

Bello mueble, lo quiero tener. Quedaría de muy buen gusto frente al espejo ó debajo sosteniéndolo, le dijo a su novio. -Te gusta? . Sí, es elegante.- Es divino más que elegante!, es mío.
La mujer preguntó el precio, era alto pero aceptaba su valor y lo compró mientras el marido miraba otra cosa. No importaba otra evaluación sobre la compra, era un gusto exquisito que la estaba haciendo feliz, sería de ella y ni se apoyaría para no descuidarlo. Haría una reunión para homenajear el consumo y festejar la adquisición.
En su billetera carísima de muy buen cuero no tenía un billete, se la había comprado para los documentos pero no tenía nunca efectivo, así sacó su tarjeta e hizo el pago en muchísimas cuotas y firmó la transacción. Cuando le entregaron el mueble lo mandó a un carpintero y lo hizo lijar, agregar estantes y laquearlo en dorado. Para eso tuvo que esperar unos días más mientras seguía coleccionando billetes en su habitación a hurtadillas. Hasta que el trabajo estuvo terminado y se lo llevaron a su casa nuevamente, lo acomodó en el lugar que mejor se distinguiera y lo dejó allí, enamorado. Porque es el mueble quien la ama y la embellece y todas las cosas que sean refinadas y sobre todo materiales. Y su novio, por ahí estaba, como un mueble más.

Tránsito Neptuno trígono Urano

Tiene novedades del más allá como relámpagos, iluminando escenas nuevas,  pero después no logra escuchar el trueno ni puede ver la lluvia. Está teniendo  visiones, percepciones, intuiciones. Puede refrescar sus anhelos ahora y algo cambió en él que no es justamente material ni físico ni tangible. Una despejada  concentración. 
Es más, cree en algo, se siente más despierto que antes. Despierto del mismo sueño que antes lo hipnotizaba. Menos confundido y más  curioso con la incertidumbre porque ahora la siente reveladora.
Es algo que no se puede explicar, sus actividades son las mismas pero siente que nada en otras aguas, aguas del futuro que no pueden representarle una imagen reflejada  todavía. Pero está adelantándose al tiempo que lo espera esperanzado. Y así transita esta época, con atisbos de un renovado estado que lo observa  mudo, invisible, pero que lo estimula y si bien no es de aquellas personas creyentes, ni de dogmas espirituales, está comprendiendo ahora a la fé como una visión futura,  simplemente. Por eso hace unos días que imagina las mejores tormentas, escuchando el trueno y al fin viendo la lluvia, que harán materializables lo  que aquellos relámpagos iluminaban.

Tránsito Venus cuadratura Neptuno

Nos sentamos en una mesa solos, él y yo, enfrentados. Dos vasos de un vino común, un cenicero asqueroso con siete cigarrillos apagados, dos prendidos humeándonos la vista y una luz tenue sobre nosotros que se movía de un lado hacia el otro por la invisibilidad del viento. Era un problema no llegar a un acuerdo. Definitivamente no había nada que seguir hablando cuando pasada una hora  aún no se animaba a decirme las razones del abandono. Corrió la silla hacia atrás y quedó sin palabras cuando le pregunté qué haríamos entonces con la relación. Pensé que se iba pero quedó sentado mirando hacia abajo como culpable y castigado. Yo también quedé suspendida pensando en que en otra circunstancia me hubiera levantado y me hubiera ido sin más. Pero el vicio no era solo el humo. Entonces lo escuché acercarse;  lo miré repentinamente y fue ahí cuando noté que  su cara no era la misma!. Pensé rápidamente: un juego de luces.  Me asustó pero no lo demostré, fue un relámpago la imagen diferente, era otra persona. Cuando escuché  que me decía lo mucho que me extrañaría no pude hacer un gesto ni responderle ni rogarle ni nada. Me había dado miedo lo que había visto. Me había desconcentrado de la realidad, quedé mirando cómo su nariz se deformaba y cómo su pelo enmarcaba un misterio..... Tuve que mirar para abajo. La lámpara se movía con el viento y nos iluminaba alternadamente. Casi me levanto a dejarla quieta. Yo aún seguía sin contestarle  lo que me decía, cosa rara en mí cuando era lo que más esperaba.  Me siguió hablando, no me conmovía ni un sonido, estaba distraída con la sugestión hasta que me animé a mirarlo de vuelta y con la luz en movimiento volví a ver en su cara una máscara ajena, no era él. Seguramente era yo. Típico análisis, era una proyección mía, una defensa para retirarme del lugar confiada de alejarme de un desconocido y así no habría ningún lamento. Hice fuerza para dejar el divague y concentrarme, lo miré nuevamente y en su voz lo reconocí perfectamente, eran los sonidos de él, sus pausas, su pronunciación, su tono de voz y ese lamento falseado en la palabra perdón.
Ya había pasado la confusión, había sido un tris en todo el encuentro, volví a verlo claramente y se acercó a la mesa con un envión para agarrar mi mano y yo dejé que lo hiciera.  Además de ver...ahora debía volver a sentir pero en ese momento una cosa no iba con la otra. Cuando se levantó como para darme un beso, la lámpara lo iluminó diferente e hice un gesto de terror cuando no era él nuevamente....pero lo peor que ahora era la cara de  un ex amante, la misma, los mismos ojos, le solté la mano con asco, corrí la silla hacia atrás y le dije que necesitaba ir al baño.
Parecía una loca, una enferma de la ciclotimia, una adicta a la incertidumbre, una víctima de la luz y del amor. Pero recordé la experiencia pasada,  y a  aquel hombre que debí haber borrado antes de mi mente, incluso antes de conocerlo, porque después....evidentemente era tarde.

Tránsito Plutón oposición Marte

Fue a un lugar y se encontró con una persona que no veía hacía mucho tiempo. -Estuve justo pensando en vos hacía unos días, no puedo creer encontrarte, te traje con mi mente!-  Pero todo quedó como anécdota unos minutos después de la sorpresa.
Hablaron durante un rato, se contaron cosas,  andanzas actualizadas pero esa persona se enfocaba sobre todo en la queja...en lo mal que estaba en el trabajo  actual, que el comercio es el peor rubro y que siempre hay imprevistos como los imponderables.
El amigo sin embargo le contó que estaba muy bien con un empredimiento propio. Así que le ofreció unirse a la mini empresa que había montado hace unos años. Pero no se mostró muy interesado en el momento.  Un mes después, se comunicaron y volvieron a hablar de trabajar juntos y se ofreció inmediatamente. Cuando habían conseguido ligarse en un mancomunado esfuerzo, la empresa empezó la decadencia, no daba la misma ganancia y pronto se fundió, cerrándola sin otra oportunidad a la vista.  El hombre quedó sorprendido de ser de vuelta desocupado y el amigo de estar viviendo semejante revés. Después de eso no se vieron más. Las pistas están siempre, saltos de tiempo...

Tránsito Marte oposicion Luna

Sale a pasear a su perro. Había mucha gente paseando mascotas, se sienta en el pasto y espera que se entretenga al menos su mascota porque él estaba iracundo de tanta invasión en lugares públicos. Quisiera que el mundo fuera alguna vez para él solo y su perro y no para tanta gente que no aporta nada más que miradas incisivas. De pronto una señora se acercó chistándole al hombre. No le prestó atención pero la señora seguía viniendo hacia él y le gritó: vos no ves a tu perro cagando en todos lados?
Qué? dijo él, olfateando la mierda que ella misma era. Si!, ese es tu perro, si yo te veo siempre, cagó dos veces al lado nuestro y vos mirando para cualquier lado!!!. La señora con la misma cara de su propio perro, un bigotudo gris chiquito y retacón que ladraba sin parar a toda la gente, seguía mirándolo inquisidoramente. 
El hombre gritó el nombre de su perro con la señora parada enfrente. Pero el perro no venía. -Ni te hace caso! limpiame los soretes!!!! dijo ella. Si tuviera que limpiar los soretes te limpiaría a vos primero de esta plaza, contestó él. Y no se levantó. La mujer se puso cada vez más endemoniada.-sos un demente antisocial.
El hombre no podía creer tanto insulto. La pavura de esa mujer era insoportable. No podía el hombre quedarse sentado en el mismo lugar soportando la agresión ajena. -Limpiá la caca de tu perro idiota!-
Cuando escuchó esa última palabra el hombre se levantó y la quiso trompear. Pensó en juntarle la caca y tirársela en la cara, pero hubiera sido muy violento y muy extenso. Se levantó, le chifló a su perro y se fue de la plaza. La mujer seguía gritando insultos y todo tipo de ofensas. El hombre caminaba como si nada pasara pero por dentro temblaba de odio. Había ido a la plaza de una forma y en pocos minutos volvía de otra. 
La mujer le había inyectado una dosis de ira que hacía mucho que no sentía. Cuando volvió a su casa recordaba la tensión y se ocupó mientras de todas las tareas pendientes que hacía días que no quería hacer. Estuvo violentamente activo y con mucha determinación. Acción necesitaba.

Tránsito de Neptuno conjunción Luna

No se veían por unos días. Ella fantaseaba con su mundo abandonada por la mente en el ensueño mismo de todas las cegueras.  Sin ver nada sentía todo. Así estaba por esas épocas. Nadando en sus aguas de mágicas intuiciones. Un día el teléfono sonó y saludó conmovida a la hija que llamaba. La atendió con alegría dispersa en compasión mientras la hija le contaba algunas cosas. La madre la percibía desde la memoria uterina por lo que la distancia entre ellas era una simpleza en la verdadera unión.  Pero la notó desilusionada y no pudo sacarle información sobre qué le pasaba. Intuyó sólo pena. La hija luego de hablar la despidió -un beso mamá te amo-. La madre en cambio pudo decirle "un beso!" y cortar el teléfono....Pero le pareció raro todo.  Sintiendo lo que sentía por esa niña... esa simple palabra le bloqueaba el canal de amor completamente. No podría contestarle "yo también te amo".! Cuando cortó el teléfono vibró pena, paralizada en el mismo lugar.  Yo  también amo!, pensó. 
Y como así estaba en esa época, no le costó nada disolver ese lamento. Inmediatamente apretó del teléfono la tecla de hablar y  allí estaba todavía su hija. La sincronicidad ó la verdad ó una fuerza magnífica salvaba todo error. Y simplemente le gritó: -yo también te amo!. La hija no entendía. Confusión... solo confusión . Pero también luego, la paz, la ternura.  La hija sonrió y dijo: -yo más má! chau!.
Así es como tampoco le costó nada disolver el  sentido que tenían aquellas palabras: "te amo". Estaban ligadas en su memoria a la escasez, al  amor  que nunca alcanza para nada, por lo que se pierde y el sufrimiento  es lamento. Pero eran épocas de disolver. Tenía la suficiente fluidez de emociones para intuir el amor de otras formas. 



Tránsito Jupiter conjunción Sol

Hubo un tiempo en que la suerte se mostró auténtica y no producto del azar. 
No le iba exactamente bien  ni mucho menos como ella planeaba ó quería.
No había cambios a la vista ni pasaban cosas de los imponderables. 
Lo que hubo de pasar  era la dilatación de todo su ego sometido. Se dilató en dicha.
Lo que ocurría era la distancia entre las cosas y  ella, entre cada fenómeno externo y ella.
De esa forma una vista panorámica alcanzó la gracia de las gracias. Fue entonces que  la suerte se mostró  presente porque el espíritu le significó su vida.
Pero no le iba exactamente bien ni muchos menos como ella planeaba ó quería. 
Aunque gozaba dilatar el ego y asimilar su espíritu.
Así hubo un tiempo en que fue premiada sin juegos, sin azar, ni rodeos y la suerte se mostró auténtica.

Ascendente en Sagitario

Sube al ómnibus muy seguido, al subte, al avión, al tren, al auto...y el ánimo está a gusto con lo que le pasa al subir y trasladarse de un lugar a otro. Sus piernas son largas y si el recorrido también lo es, mejor piensa. No lee carteles mientras viaja, no lee tampoco un libro, no mira números de calles ni a la gente a su alrededor sentada, porque literalmente viaja su mente mientras su cuerpo se traslada. 
El humor se acentúa, tiene optimismo y bienestar cuando  viaja su mente mientras su cuerpo se traslada. También logra ese estado cuando camina, con sus caderas formadas que se destacan sobre sus piernas con pasos largos y dinámicos, sin marcha, sólo con ansias, como si la libertad fuera a estar  ahí adelante. Problemas tenemos todos, circunstancias de todo tipo nos pulsan la vida pero ella particularmente cuando sube al ómnibus, al subte, al avión, al tren, deja antes los problemas y las trabas en la calle. Este acto no es conciente sino una libertad que le otorga un espíritu optimista a una mente idealista. 
Así la filosofía ocupa un asiento en aquellos transportes y ella muchas veces logra sentarse en ese desde que sube, otras veces en mitad de camino. 
Cuando baja y el mundo se relaciona con ella tiene mucho que contar con su mente despejada.
Toda la vida no la viaja pero siempre anda buscando en qué trasladarse.  



Tránsito de Jupiter cuadratura Marte

Empezó la carrera de doscientos metros y con un sólo envión permaneció primero desde el principio. Otro de los corredores estaba cerca de sus talones pero no tan parejo para ganarle. 
Era una flecha en la pista y todos los demás parecían seguirlo a él. 
Cuando estaban llegando al tramo final, corría más veloz y miraba hacia atrás para ver a qué distancia estaba el resto de los competidores. El más cercano estaba justo detrás de él.
La posta final ya estaba más  a la vista, la miraba concentrado mientras estiraba sus piernas hacia adelante como si fuera a provocar el vuelo de tanta velocidad. 
Volvió a mirar hacia atrás y se daba cuenta que seguía primero y la meta tan cercana lo haría ganador. 
Entonces confiado levantó su mano, bajó el ritmo de corrida y miró al cielo como festejando un triunfo. Faltaban dos metros para la final y él seguía primero. Desaceleraba la marcha con felicidad en la cara.
De pronto otro corredor lo pasó como un viento fuerte, a un ritmo que él ya había perdido y tocó la línea de llegada proclamándose ganador en el primer puesto. 

Tránsito de Mercurio conjunción Luna

Entre la duda sobre salir o no de su casa a hacer el  maldito trámite retrasado, logró poner envión y salir. Se miraba en todos los espejos para saber si convenía dar la cara al mundo o mejor esconderse unos días mas. Se miraba en todas las vidrieras como un síntoma de compulsión,  como si no recordara sus propios gestos y caras al caminar bajo el sol. Cruzó una calle y otra y otra, hasta que se encontró con alguien de la adolescencia. Se sorprendieron de verse las caras quince años después. Eran amigos íntimos y muy queridos. Se intercambiaron mails, teléfonos y se actualizaron algunas historias. La amiga le dijo que podrían juntarse a tomar un café algún día. Y al instante agregó: con leche, como sé que te gustaba. Y pensó inmediatamente que esos recuerdos son aquellos que no se borran. El comentario lo hizo recordar a él otra cosa... en su casa cuando eran chicos siempre encontraba moneditas de diez centavos en el suelo porque a ella no le gustaba juntarlas. Pero para qué servía ese recuerdo y por qué algunas cosas quedan en el cerebro impresas por la imagen perpetua y otras no. Qué razón habría oculta o no, para fragmentar aquellos detalles de toda la complejidad de las experiencias y tenerlas presentes en encuentros fortuitos. Entonces aceptó el café con leche y le dijo que estaba contento  de verla bien y que siempre la recuerda. Pero no detalló que en su mente sólo estaba el tema de las moneditas. No podía agregar eso a la inesperada conversación. No tenía sentido. Hasta que lo dijo...sabés que yo todavía me acuerdo que en tu casa siempre encontraba moneditas y te las juntaba. Ella rió pero dio por finalizado el encuentro y se despidieron hasta nuevo aviso. Unos minutos después haciendo el trámite le pidieron cuarenta centavos de cambio. Buscó en su saco, en su pantalón, en cada bolsillo y no encontró...uf no tengo cambio, siempre pierdo las monedas, contestó. 

Tránsito de Plutón conjunción Sol

Lo llamaron para un trabajo, otro más de los tantos que intenta guardar como experiencia sin réditos y de pronto un tesoro encontró en esa posibilidad cuando llegó un contacto que le ofreció mejores condiciones y todo se profundizó a un nivel insospechado. Pero no tenía demasiada experiencia en eso, eran nuevas formas de encarar el negocio, con gente nueva y razones diferentes. Desconfió de algunas personas, el reconocimiento parecía vano pero cada vez tenía más síntomas de estar frente a un tesoro oculto. 
Unos meses después ese tesoro fue descubierto. Era él mismo su propio oro. Le dieron un cheque gigante que lo gratificó durante un rato pero en esa superficialidad se hundía. De a poco se daba cuenta que si se marchaba de ahí, todo se pudriría y el éxito aparente no sería nada sin su presencia poderosa. La desconfianza era una capa que velaba la riqueza, su modestia era su miedo, todo parecía ir por los carriles de la verdadera vocación. Porque nada era con el esfuerzo de otras épocas, se sometía la envidia ajena a semejante intuición acertada y valió la pena la espera. Escuchó que se trataba de suerte, él negó tremenda desvalorización. Se trataba del tesoro oculto que él mismo era. Nada que ver con la suerte, sino más bien con el descubrimiento. 

Tránsito de Plutón oposición Saturno

No hay nadie que me diga lo que tengo que hacer.
 La piel de mi cara la siento seca por primera vez en mi vida, tirante, fría. Lo mejor sería ponerme una crema pero no siento que sea prioridad. No sé bién qué es prioridad, vivo empobrecida, desanimada, ni la culpa me retiene porque hasta eso se está modificando. Culpable de qué.  Perdí mi despotismo, mi agilidad, mi valía hasta la dependencia. Pero me concentro tercamente en gritarle a las piedras de mi camino que son  insulsas y sin sentido. Perdí  las cosquillas, mi piel reseca no me deja sonreir sin agrietar mi cara y zurcarla en gestos de resentimiento. Mi  flacura empezó a estar a la vista  desde que mordí una carne y un diente se hizo añicos y otras dos muelas se alternan en punzantes dolores de días enteros hasta que busco un remedio aunque no me las quito. Por esto no como tanto y se consumen mis planes, mi autoridad en mis  sombras que se ríen al verme petrificado en todos mis sentidos. Están rotos mis ingresos, indemnizada del  trabajo, ausente de mi padre, resecas mis emociones y las relaciones parecen estar de duelo ante tanta reforma. Pero esto es lo que pasa en cada ciclo. El aguila en su adultez vuela lejano y hacia lo alto de una montaña. Solitaria y escondida, golpea su pico en las rocas una y otra vez por días hasta hacerlo desaperecer y al cabo de unos meses vuelve a crecerle renovado y vital para dar curso a otro vuelo y a otras cazas. Si esta es una pausa, me siento verdadera, porque  la transformación se esconde en mí... sin secretos.

Sol Luna en Casa XII

Cuando vuelve a su casa hastiado de las relaciones humanas,  apaga las luces de su habitación y se queda quieto como si la oscuridad fuera una manta que lo abriga y lo aplasta en su posición horizontal.
Son las luces y las relaciones las que lo alborotan, lo ponen tenso, ansioso, expectante. Siente el deber todo el tiempo de decir cosas inteligentes, la exigencia de estimular  la gente, ser fiel consigo mismo y diplomático en las cenas y nunca dejar de ser original para evitar el olvido.
Hasta que estalla en disconformismo, abatido por las presiones de tanta demanda de luces y rostros, se aleja tomando el primer taxi  con la culpa de haber sido cruel con lo innecesario. 
Nervioso se aleja a su casa, y allí inmediatamente baja las luces, escucha la calma de estar solo, sin pretensiones ni miradas. Si no lo hiciera, si no pudiera encerrarse en la oscuridad, la luz contínua lo dejaría epiléptico emocionalmente, la gente lo secaría exprimiéndole la savia propia y no volvería  a recuperarse para la próxima exposición pública ó estreno individualista.